Siembra directa en el huerto (Parte IV)

Un último artículo en el que hablaremos de diferentes pautas y consejos que se tienen que tener presente cuando quieres tener una huerta en donde la siembra directa sea imprescindible. En los artículos anteriores nos referimos a la manera en que se debía prepara el suelo, como llevar adelante la siembra con caballones o las pautas para que el abonado mejore los cultivos.

Siembra con caballones

Tienes que tapar una capa igual al doble del diámetro de la semilla. La profundidad de la siembra puede ser de 1 centímetros en el caso de los guisantes y coles y de dos centímetros en judías. Antes de realizar la siembra recuerda leer atentamente cada paquete de semilla.

Siembra directa

Entresacado de las plantas

Luego de que nazcan algunas plantas y ya tengan dos o tres hojas será necesario entresacar los plantines para evitar que se apiñen. Puedes realizar dos pasadas, en la primera tendrás que dejar el doble de las que necesites y al pasar tres semanas entresaca nuevamente para así conseguir el espacio final. En este segundo paso unicamente se deberán eliminar las plantas más frágiles o las que estén en mal estado.

La distancia entre cada una sera de 20 a 50 centímetros dependiendo del tamaño de la especie. Por ejemplo la remolacha requiere 50 centímetros, rabanitos 20 centímetros, puerros 30 centímetros y acelga 50 centímetros.

Lo que sacas puedes trasplantarlos a otro terreno.

Riego de la siembra directa

Con respecto al riego podemos aconsejarte que lo hagas por goteo, difusores o por surcos. El método de surcos es el que ayuda a desperdiciar menos cantidad de agua, es uno de los más usados y efectivos.

Esperamos que todos los consejos dados a lo largo de estos 4 artículos te hayan ayudado a realizar la siembra directa en tu huerto, obteniendo así todos los beneficios de las verduras y frutas frescas. Una buena actividad que pueden realizar en familia, obteniendo muchos beneficios para la salud.

Foto | Flickr