Todo lo que debes saber sobre las plantas bulbosas

Existen diferentes plantas bulbosas que son realmente bonitas y que vale la pena tener en tu jardín, el día de hoy te contaremos algunas de sus características y todo lo que tienes que saber para un mejor cuidado.

¿Qué son plantas bulbosas?

Diferentes plantas bulbosas
Fuente: Waldemar Jan

Entre las plantas bulbosas más conocidas encontramos el tulipán, pero no son las únicas. En términos generales podemos decirte que las plantas bulbosas son las que se pueden cultivar a partir de cualquiera de los siguientes órganos: bulbos (por ejemplo, el tulipán), los cormos (gladiolo), raíces tuberosas (dalia), rizomas (cala).

Cabe destacar que si bien las plantas bulbosas son, estrictamente, las de bulbo, muchos profesionales de la jardinería denominan como bulbosas a las que cuentan con raíces tuberosas, rizomas o cormos.

Estos cuatro órganos se encuentran bajo la tierra y sirven para la acumulación y reservas de nutrientes que fabrican las hojas. A partir de estos órganos empiezan a brotar y se origina una nueva planta cada año.

Por lo general este tipo de plantas pasan el invierno sin hojas y cuando comienza la primavera empiezan a brotar nuevamente. Existen algunas especies que durante el invierno conservan las hojas, estas no son consideradas como bulbosas por muchos autores, entre ellas te podemos mencionar: el lirio, liriope, hemerocalis, agapanto.

Ejemplos de cada tipo de bulbosas

Diferentes plantas bulbosas
Fuente: Jacinta Iluch

A continuación te brindaremos algunos ejemplos en base a los órganos por los que se cultivas.

Bulbos: azucena, iris nardo, tulipán, jacinto, muscari, narciso, clivia, nerine.
Cormos: fresia, gladiolo, ixia, crocus.
Raíces tuberosas: agapanto, ranúnculo, begonia, dalia, anémona.
Rizomas: cala, lirio, caña de las indias.

Este tipo de planta tiene la ventaja de ser fácil de cultivar, además de brindarnos bellas y vistosas flores. Puedes encontrar plantas que florezcan durante casi todo el año, la desventaja es que sus flores duran muy poco tiempo.

Forma en que se plantan

Diferentes plantas bulbosas
Fuente: Waldemar Jan

Existen diferentes épocas del año para plantar bulbos, tubérculos o rizomas. Las bulbosas que florecen durante la primavera (como el jacinto, tulipán, narciso) se deben plantar durante el otoño. Las que florecen durante el verano (gladiolo, dalia, azucena, begonia) se tienen que plantar en primavera.

Cómo preparar la tierra

Diferentes plantas bulbosas
Fuente: Tanaka

En el momento de plantar bulbos deberás elegir los que estén sanos, en buen estado, que no tengan agujeritos. Podrás presionar el bulbo con los dedos y si notas que se hunde significa que no está en buenas condiciones.

Otro aspecto que se tiene que tener en cuenta es que el suelo drene bien y no se quede el agua encharcada. Los suelos demasiados húmedos generan que las raíces tuberosas, los rizomas, los bulbos se pudran. Tampoco de deberán plantar este tipo de plantas en suelos arcillosos ya que son realmente imposibles. Para mejorar la calidad puedes agregar un poco de arena de río y materia orgánica, así el suelo estará aireado y contará con un mejor drenaje.

Antes de colocar los tubérculos se deberá labrar la superficie con una azada dándole una profundidad de cerca de 25 centímetros. Con este tratamiento permitiremos que la tierra quede desmenuzada, mullida y ventilada.

No será necesario colocar un abonado orgánico en el momento de la plantación, pero si tienes la posibilidad ayudará a tener una mejor floración y acumular las reservas año a año. Recordemos siempre que la materia orgánica le brinda a la tierra muchos beneficios, la vuelve más esponjosa, brinda nutrientes, incrementa la vida microbiana dándole mayor vida. Es importante que no incorpores abonos químicos o minerales, sólo se debe aplicar abono orgánico como mantilla, turba o estiércol

Los bulbos deberán ser plantados con una distancia de entre 5 y 20 centímetros, dependiendo de la especie. Los bulbos que son más grandes se tienen que plantar con una distancia mínima de 12 centímetros para permitir su óptimo desarrollo. Los más pequeños bastará con una distancia de 8 a 10 centímetros.

La profundidad a la que se debe plantar es un punto muy importante, la misma debe variar dependiendo de la especie y si son tubérculos, rizomas o bulbos.

Por lo general se aconseja que su parte superior se encuentre cubierta de una capa de tierra que tenga el mismo espesor igual o lo que tenga el bulbo de altura. Se deberá usar una palita de mano o un plantador específico para bulbos.

Como norma general, la parte superior del bulbo debe estar cubierta por una capa de tierra de espesor igual a lo que mida el bulbo en altura. O lo que es lo mismo, que la base del bulbo quede a una profundidad que sea el doble del tamaño de dicho bulbo. Los bulbos se tienen que poner con su punta, la parte por donde saldrá el brote, mirando hacia arriba.

Cubrirlos con tierra después de plantarlos y regar con una importante cantidad de agua. Después no olvidar realizar los cuidados necesarios hasta el momento en que florezcan.

Descubre las bonitas que son las flores de las plantas bulbosas dedicando un espacio de tu jardín a su cultivo.