Plantas bulbosas

Plantas bulbosas

Una de las plantas bulbosas más conocidas es el tulipán, cada año se ven una cuantas nuevas. Las plantas bulbosas se cultivan a partir de los bulbos (por ejemplo tulipán), cormos (gladiolos), raíces tuberosas (dalia), rizomas (cala).

Los bulbos, raíces tubérculos, rizomas y cormos son órganos que se encuentran bajo tierra y tienen el objetivo de acumular las reservas nutritivas que ayudan en el desarrollo de las hojas. A partir de ellas donde brota y se origina una nueva planta cada año. Durante el invierno las plantas no tienen hojas, empiezan a rebrotar al llegar la primavera.

Cabe destacar que algunas plantas no deben ser consideradas como plantas bulbosas porque durante el invierno conservan las hojas, dentro de esta categoría podemos mencionarte: agapanto, lirio, hemerocalis y liriope.

Las plantas bulbosas son muy fáciles de cultivar, si eres un principiante en la jardinería deberías cultivarlas en tu jardín y te sentirás muy gratificado. Puedes ver como tienen bonitas flores de todos colores.

Cada especie de plantas bulbosas puede florecer en una época diferente del año. Durante la primavera florecerán los jacintos, narcisos, tulipa, ranúnculo. Durante el verano podrás disfrutar de las flores de begonia, caña de las indias, fresias, azucena. En el otoño se pueden ver las flores de la amarilis, azafrán otoñal. Y durante el invierno se pueden ver las flores de la campanilla de invierno, nazareno dicentra.

En los grandes parques es posible plantar algunas especies y así se podrán multiplicar espontáneamente, de esta forma tendrás unas bonitas plantas debajo de los árboles o en algún sector especifico del césped.

Las plantas bulbosas pueden multiplicarse por medio de las semillas. La multiplicación por semillas se usa para incrementar la cantidad de ejemplares de una especie dada y cuando se realiza mejoramiento genético. Muchas plantas son autoincompatibles por lo que se deben tener plantas diferentes para así poder obtener las semillas. No debes olvidar que algunas especies requieren de un clima frío para así poder germinar.

Foto | Flickr