Consejos para el riego de frutales

Gracias al riego los frutales podrán abrir sus flores y sus frutos se desarrollarán de manera óptima. En el primer año de la planta no deberá faltarle agua y con el paso de los años los riegos se pueden ir reduciendo.

Lo ideal es realizar un riego localizado, que puede ser riego por goteo.

El riego por goteo es un sistema muy usado para este tipo de árboles. Lo ideal es colocar entre 4 y 6 emisiones por árboles dependiendo del tamaño. Los emisores se reparten alrededor para que mojen la zona de las raíces junto con el tronco.

Consejos para el riego de frutaless

Otra manera de regar los árboles frutales es mediante una cinta de exudación. En el caso de que el suelo sea muy arenoso es una técnica mejor que el goteo.

El riesgo con microaspersores deberá tener una cantidad de riego y una frecuencia que dependerá de diferentes factores. Por ejemplo, hay especies que requieren más agua que otras, un árbol más pequeño requiere de menos agua que uno más grande. También se deberán regar más durante la primavera que en las épocas más frías.

Para complementar el riego se puede aplicar una gruesa capa de acolchado, un compost de jardín, hojas, etc, en el pie del árbol. En estos casos se puede disminuir la cantidad de agua para aplicar.

Aquellos frutales que estén en macetas requieren de mayores cuidados que las especies que cultivamos en tierra.

Y por último recuerda que las variedades de fruto de menor tamaño necesita de menos agua para engordar el fruto. Si en la zona donde estas existe escasez de agua te aconsejamos elegir especies que sean menos vigorosas y que no sean especialmente productivas. Al tener menos frutos requerirán menos cantidad de agua.