Diferentes tipos de plantas carnívoras y sus cuidados (Parte II)

Seguiremos hablando de algunos cuidados que requieren las plantas carnívoras. En un artículo anterior nos hemos referido a la correcta manera de aclimatarlas y a la luz que requieren para su óptimo crecimiento. En este artículo seguiremos tocando el tema de la luz y de la temperatura.

Especies como la Nepenthes y Drosera no necesitan recibir sol directo, ya que podrán quemarse las trampas, prefiriendo una luz difuminada con filtros tipo láminas onduladas de PVC o placas de policarbonato. Siempre es preferible que estén en contacto con luz natural antes que con la artificial, pero la ultima es una buena alternativa para los terrarios.

Cuidados para tus plantas carnívoras
Fuente: Jose Miguel 

Temperatura ideal para las plantas carnívoras

Los requerimientos de la temperatura pueden variar de una especie a otra de planta carnívora, dependiendo de su origen. La Dionea y Sarracenia requieren pasar algunos meses hibernando con temperaturas inferiores a los 5 grados. Si no hibernan en la primavera sus brotes se presentarían más débiles y acabarían muriendo. La hibernación la necesitan para recuperar fuerzas. La hibernación puede realizarse tanto al aire libre como colocando la planta en una nevera a temperatura especial.

Unos 15 días antes de colocarla a hibernar se aconseja pulverizarla con fungicida y regarla mucho. Cuando pasan las dos semanas deberás comprobar que no tenga demasiada agua tanteando el peso, y en determinados casos se deberá pulverizar otra vez con un fungida especial para hongos. El último paso consiste en colocarla en una bolsa plástica hermética y colocarla en la parte inferior del refrigerador. Todas las semanas se tendrá que comprobar que no esté congelado el sustrato y que no se hayan formado hongos. La planta deberá hibernar de 3 a 4 meses, la Sarracenia purpurea requiere de cinco meses.