Muebles de exterior, consejos para su mantenimiento

Te daremos algunos consejos para que puedas realizar el mantenimiento de los muebles de exterior de forma óptima. Gracias a ellos los muebles de tu jardín o terraza lucirán como nuevos. Para ello necesitarás algunas herramientas, entre ellas una brocha, cepillo metálico, cepillo, trapo, aspirador, pincel.

También necesitarás algunos materiales como antioxido, esmalte, aceite de teca, barniz. Si los muebles que deberemos reparar son de madera sería ideal contar con un aceite lubricante y jabón de pH neutro.

Muebles de exterior
Fuente: Jimmy Blakovichus

En el momento en que vayas a elegir los muebles para tu jardín o espacio exterior deberás pensar en su diseño, pero además evaluar el tiempo que tendrás disponible para temporada tras temporada realizar el mantenimiento.

Mantener los muebles

Si bien los muebles de exterior han sido creados para estar al aire libre. Si quieres que duren más tiempo deberás realizarle el correcto mantenimiento, lo ideal es que a las horas de más sol estén ubicados a la sombra y que por la noche los proteges del rocío. Mediante estos cuidados simples los muebles durarán más tiempo.

Los expertos señalan que todos los muebles creados en madera, salvo los de teca, no necesitan de un tratamiento inicial. Sólo se deberá limpiar el polvo de la superficie con un trapo suave y seco. Siempre se debe seguir la dirección de la veta, aplica aceite de teca mediante una brocha y deja secar por casi 24 horas. Repite la aplicación una vez más.

Cuando ya hemos hecho este tratamiento tendremos que ubicarlos, en lo posible, bajo techo, para que no se perjudiquen a la intemperie. En el caso que fuera necesario realiza un aspirado suave por toda la superficie.

Cuando vayas a realizar su limpieza y su mantenimiento recuerda verificar que no exista ninguna fibra rota, si así fuera deberás repararla.

Muchos de los tratamientos de los muebles de madera dependerán del tipo de materia. Realiza siempre un aspirado suave de la superficie y después lava con abundante agua mezclada con unas gotas de amoniaco, dejando secar muy bien. Aplica un poco de barniz para madera si notas que las fibras están abiertas.