Riego de las trepadoras (II)

Continuaremos refiriéndonos al riego que necesitan las plantas trepadoras.

En el caso de que se trate de una planta trepadora joven que queremos que crezca rápidamente los riegos deben ser frecuentes, por lo menos durante los primeros dos años. Tengamos en cuenta que en esta etapa el riego y el abono ayudan a acelerar el crecimiento.

Pasado los dos o tres años el riego debe reducirse notablemente, incluso llegando a cero. Recuerda que las plantas trepadoras ya establecidas en la tierra pueden sobrevivir fácilmente con el agua de la lluvia.

Riego en las plantas trepadoras

Cuando las temperaturas asciendan repentinamente se debe regar sin falta. Durante la época del invierno las trepadoras de hoja caduca estarán pelando las hojas y no requerirán ningún aporte de riego. Si se encuentran en una maceta se deberá regar algo para que no se resequen las raíces, pero se debe usar muy poca cantidad de agua.

Lo ideal es regar bien temprano por la mañana o al atardecer, nunca se debe regar durante las horas de mayor calor del día porque la evaporación es mayor y la planta no la absorbe igual.

Cuando riegues usando una manguera o una regadera debes tener cuidado, es preferible que el regado sea de manera continua con pequeñas cantidades. Además el riego espaciado ayuda a que se desarrolle potentes raíces en profundidad.

Para regar las plantas trepadoras que se encuentran en macetones debes seguir algunos consejos:
Un error común es regar en exceso, esto genera que se pudran las raíces. Recuerda que siempre es mejor tener la tierra húmeda y no empapada.

Cuando hay un exceso de agua las hojas se vuelven amarillas y se caen. El método para saber si tu planta necesita agua es hincar los dedos en la tierra y ver si está húmeda.

Foto | Flickr