Siembra directa en el huerto

Existen ciertas formas de sembrar algunas especies directamente sobre la tierra, en lugar de crear un semillero o usar diferentes recipientes. Sembrar directamente sobre la tierra es un método que se puede usar para especies como las chirivías, los guisantes, judías verdes, espinacas, remolachas, rábanos, habas, zanahorias.

Para obtener éxito lo ideal es sembrar durante la primavera o el verano, dependiendo del clima en que estés. Cabe destacar que algunos cultivos pueden llevarse adelante en cualquier época del año. Cuanto más cálido y templado sea el clima más temprano se podrán cultivar las plantas. En la zona mediterránea se puede adelantar la siembra un mes durante la primavera.

Consejos para la siembra directa

Las semillas unicamente germinarán cuando las temperaturas sean cálidas, no lo harán mientras el suelo se mantenga helado y húmedo.

Realiza una siembra escalonada

Si quieres evitar carencias de plantas en algún período o exceso en otro lo mejor es sembrar unas hileras cada varias semanas, así podrás distribuir la siembra durante 3 a 4 semanas en intervalos de 3 a 4 días para cada variedad.

Durante la primavera se puede emplear la cosecha directa para especies como la sandia, pepino, espinaca, cebollino, calabaza, apio, maíz, esparrago. Durante la primavera / verano la escarola, judía, apio, nabo. Durante el verano el repollo, coliflor, hinojo. Durante el verano otoño la espinaca. Durante el otoño los guisantes, zanahoria, alcachofa. Durante el invierno la acelga, cebolla, espinaca, ajo. A finales del invierno y comienzo de la primavera el tomate, berenjena y pimientos.

En un próximo artículo te seguiremos brindando consejos para que puedas llevar adelante la siembra directa en tu huerto.

Foto | Flickr