Tips para armar una pequeña huerta de la mano de pimientos

Huerta pimientos

Dado que a todos nos encanta realizar preparaciones culinarias de todo tipo y sabor, de la mano de pimientos, ya sean en sus tonos rojos, verde o amarillo, a continuación ahondaremos a cerca de los cuidados de esta especie para lograr cultivar gran cantidad en nuestro jardín o incluso en macetas de gran tamaño.

El pimiento es una planta herbácea, originaria de Sudamérica, que toma varios nombres, según las zonas y hasta incluso ciudades, conociéndose también bajo el apodo de ají o morrón.

Su cultivo es anual, de allí que generalmente nos topamos en la verdulería con gran cantidad de morrones durante cualquier época del año, aunque al ser una especie que sufre frente a las heladas, en el invierno, pueden aparecer algo machacados y arrugados.

Lo más llamativo de planta, si bien pueden verse algunas flores de vez en cuando, es el fruto de la especie cuyos pesos fluctúan entre unos pocos gramos hasta medio kilo siendo la forma entre redonda, acorazonada, aguzada, cilíndrica hasta algo cuadrada.

Como hemos adelantado, este tipo de planta prefiere temperaturas cálidas al tratarse de una especie tropical y subtropical que requiere una temperatura mínima de 21ºC y una humedad del 70-75% para desarrollarse óptimamente en su complejidad.

Aunque claro que los extremos también resultan perjudiciales ya que las temperaturas mayores a 30ºC pueden disminuir la producción de frutos y causar la caída de sus flores. A la hora de plantar un pimiento es necesario atender a las características del suelo, ya que se recomienda un terreno fértil, bien drenado con niveles de Nitrógeno medios, y cuyo PH presente tendencia ácida.

En cuanto a la siembra, se recomienda plantar las semillas en primavera en bandejas en invernadero con un espacio de 45-60 cm de cada lado. Así mismo se sugiere regar en abundancia a la planta para obtener frutos grandes y sabrosos.