Cómo crear un semillero

Crear un semillero es una buena alternativa para poder continuar la vida de nuestro jardín, así podremos seguir con la reproducción de las plantas, lo único que debes saber es que necesitaras tiempo y paciencia. En el caso que no tengas ni tiempo ni paciencia no debes sentirte defraudado ya que en el mercado se comercializan sobres de semillas de muy buena calidad, libres de plagas y sometidas a diferentes controles de calidad.

Existe la posibilidad de conseguir una buena colección de ejemplares con un poco de dinero, si vas a comprarlas presta atención al estado en que se encuentra el envase, si lo ves descolorido o amarillento lo mejor será que no las compres ya que seguramente estuvieron mucho tiempo expuestas al sol, perdiendo la capacidad de germinar.

El tamaño del semillero dependerá de la cantidad se plantas que quieras tener, si piensas completar pequeñas macetas necesitaras una pequeña cantidad. Para comenzar encontraras que venden bandejas modulares que estas divididas en una buena cantidad de celdillas, normalmente son de plástico y cuentan con el tamaño adecuado para generar plantines.

semillas

Algunas semillas se pueden plantar directamente en el suelo o en macetas. En esos casos debes mezclar la turba con sustrato que servirán de alimento para las plántulas.

Si vas a sembrar diferentes especies una buena opción para diferenciar las zonas es colocar etiquetas. Recuerda que los semilleros no necesitan de mucha luz para poder germinar, el exceso de luz, contrariamente a lo que podemos pensar, es bastante perjudicial.

La temperatura ideal para su desarrollo debe ser contante, rondando los 18 – 20 grados. Recordemos que las semillas llegan a germinar gracias al calor.

Cuando riegues las semillas no debes mover la tierra, lo mejor será pulverizar con frecuencia para evitar arrastrar las semillas o regar con una regadera con agujeros pequeños. No inundes la superficie.

Foto | Flickr