12 consejos para el riego y abono en verano

Plantas y jardines necesitan cuidados especiales cuando llega el calor, siendo algunos de los más importantes riego y abono en verano. ¿Por qué? ¡Lo vemos a continuación!

El jardín necesita unos cuantos cuidados para poder estar en las mejores condiciones cada día, y ahora que llega el buen tiempo es cuando más partido se le saca a este fantástico espacio exterior. Hoy me gustaría centrar en el riego y abono en verano que necesitan los jardines y plantas, sin duda especial y muy importante ya que hace más calor que el resto del año.

Riego y abono
Fuente: iMujer

Riego y abono en verano son dos de los cuidados más importantes que debemos darle a nuestro jardín en cualquier época del año, a pesar de que hay quien dice que en verano no debe abonarse, es precisamente cuando más debemos preocuparnos por hacerlo. A partir de la primavera y hasta el mes de octubre, es recomendable abonar tanto las plantas de flor como las plantas verdes.

Abono en verano

Riego y abono
Fuente: iMujer

Cada planta, jardín o cultivo puede tener una periodicidad diferente en el abono, pero hay consejos generales para el abono de plantas que te vendrá muy bien conocer.

1. Aunque los fabricantes de abonos recomiendan aplicarlo cada 15 en verano, por la experiencia de un familiar en el tema os diría que ese plazo es para plantas en maceta, en el caso de plantas directamente en el jardín será suficiente con hacerlo una vez al mes.

2. El primer abono de cara a la temporada de verano debe hacerse en la primavera, allá por el mes de marzo, eso hará que se estimule el crecimiento de las plantas tanto en jardín como en patios o terrazas.

Riego y abono
Fuente: Blog Jardinería

3. En mayo conviene cambiar el abono de las plantas en flor y utilizar uno más rico en Potasio, ya que favorece la aparición de flores y frutos. Si las plantas son verdes, bastará con un abono universal.

4. A partir de septiembre, cuando ya el verano está llegando a su fin, lo mejor que puedes hacer es utilizar un abono de liberación lenta, así no tendrás que volver a pensar en ello hasta que llegue la próxima primavera.

5. En cuanto al abono del césped, es indispensable que utilices un fertilizante rico en nitrógeno y que tenga un buen equilibrio de fósforo y potasio. Sería ideal si fuera un abono que entre sus componentes incluya microelementos esenciales para paliar la pérdida de nutrientes que sufre el césped cuando se riega. Con eso lograrías que riego y abono en verano fueran más seguros y de mayor calidad.

Riego en verano

Siguiendo con el riego y abono, en este caso nos centramos en el riego, uno de los cuidados que más influye en el desarrollo de jardines y plantas cuando llega el verano y aumentan las temperaturas.

1. No todas las plantas necesitan la misma cantidad de agua, depende principalmente de la especie, ubicación o tipo de suelo, entre otros.

2. Para regar las plantas de interior en verano debes tener claro que aumentará la frecuencia de riego con respecto al resto del año, algo lógico ya que al hacer más calor el agua se evapora con mayor facilidad.

Riego y abono
Fuente: Christian Pineda

3. En el caso de los helechos, debes regarlos a diario y vigilar que la maceta drene bien para retirar el agua que sobra justo después de regar. Eso evita que se encharque.

4. Las plantas que son de tipo tropical necesitan que el suelo se seque completamente entre cada riego, lo que permitirá que la zona de las raíces pueda disfrutar de mayor cantidad de oxígeno.

5. Como norma general, todas las plantas de interior deben tener un ambiente húmedo, salvo los cactus y plantas suculentas que soportan muy bien la sequía.

6. El riego del césped es también muy importante para que el jardín pueda lucir en perfectas condiciones. Si el jardín es grande, lo mejor es optar por un sistema de riego por aspersión, ya que no solo hace el trabajo por sí mismo sino que permite ahorrar grandes cantidades de agua.

7. Cuando hay árboles y arbustos en el jardín, normalmente se aprovecha el riego del césped, pero al ser un riego superficial no es el más adecuado. Si ambos elementos no se riegan de manera individual, se corre el riesgo de que sean las raíces más profundas las que concentren la mayor parte del sistema radicular, y eso repercutirá en que puedan enfermar con mayor facilidad y no crecerán lo que deben.

¿Cómo evitar eso? Riega tus árboles y arbustos una vez a la semana, y que sean riegos muy profundos. Lo mejor es que utilices una manguera, así la potencia del agua hará que las raíces penetren mucho más y se vuelvan más resistentes.

No cabe duda de que riego y abono en verano son muy importantes para tu jardín y tus plantas, así que no los descuides y este verano conseguirás que las zonas verdes de tu hogar luzcan mejor que nunca.