Cómo hacer compost orgánico para tu huerto en casa

Hacer compost orgánico es no solo una buena forma de ahorrar al no tener que comprarlo, sino también una alternativa ideal para que los desechos de la casa tengan una utilidad superior a la de terminar en el cesto de basura, ayudando a nuestras plantas.

Hacer compost orgánico 1
Wikipedia

Mejorar la calidad de vida de las plantas, ¡gratis!

Seguro que muchas veces habrás escuchado hablar de aquellos que se disponen a hacer compost orgánico, y en alguna ocasión incluso es probable que tú mismo lo hayas intentado con mayor o menor éxito, y es una opción muy válida. Por eso a continuación queremos enseñarte cómo hacer compost orgánico, y así lograr aquella premisa que indica que de cada 100 kilos de desechos orgánicos, se pueden obtener hasta 30 kilos de abono para el jardín, de forma que no solo ahorres dinero, sino que evites utilizar productos químicos.

Hacer compost orgánico 5
Pixa Bay

¿Qué se necesita para hacer compost orgánico?

Al momento de hacer compost orgánico es conveniente que no nos lancemos a la aventura como ciegos, sino que nos detengamos por un instante a pensar en los elementos y cuestiones de las que terminarán dependiendo nuestro éxito. Primero que nada necesitaremos un compostador prefabricado, que los hay de distintos tamaños y materiales, y que dependerá en primera instancia de la cantidad de personas que vivan en la casa, la superficie del jardín, y el tipo de hábitos alimenticios que se tengan, sobre todo en relación a frutas y verduras.

Más allá de lo que es hacer compost orgánico en sí mismo, luego necesitaremos algunas otras cosas para llevar adelante el proceso de ubicación del mismo, como una pala, tijeras de poda para cortar las ramas, y herramientas para voltear. Si tienes una máquina biotrituradora para las ramas gruesas que no se puedan cortar de forma manual, y también para picar los restos vegetales, es posible que obtengas más resultados en menos tiempo.

Cuando ya hayas formado el compost con todos los elementos que mencionaremos a continuación, tienes que saber que el mismo debe reposar directamente sobre la tierra, en lo posible en algún sitio lo más cercano a la cocina para no tener que estar yendo y viniendo. Para mantener la humedad, nosotros recomendamos dejarlo siempre a la sombra, aunque si no tienes a disposición puedes dejarlo al sol y regarlo de vez en cuando.

Hacer compost orgánico 4
Geograph

¿Con qué puedo hacer compost orgánico?

Hacer compost orgánico es fácil sobre todo por la enorme cantidad de elementos degradables que podemos llegar a conseguir incluso sin salir de casa como hojas, césped, hortalizas, paja, ramas trituradas, cenizas, restos de té o café, cáscaras de huevo, frutas, verduras, periódicos no impresos en color, yogures vencidos, corchos, restos de aceite, papel de cocina. Como verás, de hacer compost orgánico lo menos complicado es conseguir los ingredientes.

Pero por supuesto, si hay una lista de con qué hacer compost orgánico, era de esperar que existiera también un listado alternativo de los productos que, incluso degradables, no deberíamos arrojar a la tierra por diferentes circunstancias. Entre ellos se encuentran la carne, los huesos, el pescado, las frutas y vegetales podridos, los excrementos, el serrín de la madera, lo que barremos del piso, y evidentemente otros ya no degradables o que lo son solo a largo plazo, como el vidrio o el plástico.

Hacer compost orgánico 2
Wikipedia

¿Cómo es el proceso?

La idea de hacer compost orgánico es que todos esos elementos orgánicos que mencionado anteriormente sean atacados por los pequeños organismos que habitan en la tierra, liberando sus nutrientes para que otros, las plantas, los tomen. Además, se recomienda generar una capa inferior con ramas gruesas y piñas, luego varias del compost propiamente dicho, y finalmente debemos regar encima de ese resulto para aprovecharlo al máximo.

¿Cómo saber si algo no va bien?

Si mientras buscas hacer compost orgánico crees que algo no está funcionando, por suerte existe una guía de los principales inconvenientes que podemos llegar a sufrir en este tipo de circunstancias, y algunas buenas soluciones.

  • Olor a amoníaco: significa que hay mucho material verdoso y poco marrón, por lo que podríamos agregar por ejemplo hojas secas para producir un mayor equilibrio.
  • Olor a podrido: es posible que tenga que ver con una mayor cantidad de humedad que de oxígeno al hacer compost orgánico. Una buena solución puede ser agregar más elementos secos, mezclar y voltear todo para que se oxigene.
  • Materia muy fría: si al hacer compost orgánico notas que todo está demasiado seco y frio es posible que falten algunos componentes más vivos, como por ejemplo vegetales de color verde.
  • Moscas revoloteando: es común que al hacer compost orgánico aparezcan moscas encima de los restos de las frutas y verduras, y a menos de que te moleste específicamente su presencia, no hay motivo para quitarlas de allí, algo que puedes lograr enterrando un poco los restos.
  • Mezcla muy ácida: si tu problema al hacer compost orgánico tiene que ver con que la mezcla ha terminado resultando demasiado ácida, entonces te recomendamos que agregues un poco de cal al conjunto para que produzca resultados más rápidos.